centro bravo de salud integral

Curso intensivo de Mindfulness de 10 horas para empresas o familias

 

Introducción

 

El método Mindfulness, o las prácticas de atención plena, son un conjunto de técnicas con una amplia historia, venida desde las psicologías y los métodos de crecimiento orientales, y con amplio contraste y aval científico en las últimas décadas, como método de mejora en el autocontrol y autoregulación emocional y fomento de la inteligencia emocional.


Mindfulness está contrastado como un entrenamiento muy eficaz para personas con cualquier patología mental (depresión, ansiedad, estrés intenso, problemas psicosomáticos, etc.) y para todo aquel que quiera sentirse mejor y crecer en el más amplio sentido (ser más empático, mejorar su carácter, aprender a controlar el estrés, mejorar sus relaciones sociales o familiares, estar más sano mental y físicamente, etc.) Aplicado al mundo empresarial, puede ser muy útil a la hora de mejorar el ambiente de trabajo, mejorar las relaciones laborales e incluso mejorar el rendimiento, puesto que, como es de sentido común y está prolijamente estudiado, un trabajador sano y satisfecho vital y laboralmente reduce su absentismo y mejora su productividad, además de las capacidades de creatividad e iniciativa que fomenta este método.

 

mindfulness


En el ámbito de la familia, puede ser una excelente ayuda para cambiar las dinámicas negativas de la propia familia, el omnipresente estrés, que tanto daño puede generar, los problemas de convivencia, las diferencias de carácter, etc.

 

Para trabajadores o directivos, este entrenamiento puede ser muy útil, desde mejorar las capacidades de asunción de sus responsabilidades y la toma de decisiones, hasta el fomento de la capacidad de liderazgo positivo o nutritivo (saber ilusionar y guiar a la gente) y no coercitivo (mediante la amenaza y las malas formas). El progreso de esta inteligencia emocional es especialmente importante en las personas con subordinados a su cargo y con puestos de responsabilidad. Es obvio que ante puestos directivos, aparece un estrés diferente a otros puestos, más de tomar decisiones, de tratar con clientes importantes, de saber ordenar y tratar si se han cumplido los objetivos previstos. Es fácil comprender que el directivo con alta inteligencia emocional (control emocional, empatía, creatividad, motivación, etc.) tendrá una gran ventaja frente al directivo clásico, estresado y guiándose entre las complicaciones con su simple capacidad de resistencia y su intuición.

 

En el ámbito familiar, estas mismas capacidades (de liderazgo positivo, de aprender a motivar, de guiar el aprendizaje, de saber corregir errores empáticamente, etc.) son de igual o mayor importancia que en el ámbito laboral, y todas estas habilidades son mucho más accesibles desde la empatía y la ausencia de impulsividad que puede ir cultivando y generando el Mindfulness.


Una inversión que puede cambiar radicalmente las dinámicas negativas, basadas en las interacciones ya tóxicas, y estas  basadas generalmente en  personalidades con notables lagunas e inmadureces emocionales y esa falta de inteligencia emocional y social.

 

¿Cómo es el curso?

 

Un entrenamiento en Mindfulness ha de ser necesariamente teórico/práctico, con una parte de teoría, sabiendo en qué consiste este método, cómo funciona, sus bases científicas, etc. y con una parte práctica, la parte más importante, aprendiendo a utilizar las numerosas y extraordinarias herramientas que ofrece este método, respondiendo las dudas que van a ir surgiendo, y viendo in-situ su desarrollo.

 

¿Por qué teoría?

 

Como dice Pablo Dor´s, “el problema del Mindfulness no es practicarlo sino querer practicarlo”. La prácticas no suelen ser muy complejas, ahora bien, es preciso estar motivado para establecer una rutina diaria de al menos 30 minutos para que este entrenamiento surta efecto. Estamos hablando de estar al menos media hora sentados en un sitio en silencio y aparentemente “sin hacer nada”, lo cual es muy contracultural.
Si queremos, por tanto, que este entrenamiento dé sus frutos tenemos que estar motivados a ello. Mindfulness no puede funcionar porque alguien nos diga que es bueno ni (mucho menos) nos obligue a practicarlo. Solo desde un genuino convencimiento, ver lo extraordinariamente positivo que puede resultarnos a muchos niveles, esta práctica puede dar sus enormes frutos.


Y para llegar a esta motivación, es preciso responder a varias preguntas que  nos parecen esenciales:

 

¿Qué es esto de Mindfulness?
¿Pero realmente esto sirve de algo?
¿Cuándo podemos ver resultados?
¿Hay estudios científicos que lo avalen?
¿Qué podemos lograr con este entrenamiento?
¿De dónde surgió y por qué?
¿Cómo funciona, cuáles son sus mecanismos de actuación?
¿Este entrenamiento es adecuado para todo el mundo?
¿Qué relación hay entre nuestra impulsividad y mindfulness?
¿Cómo puede ayudar mindfulness a ser un buen directivo?

 

Es muy importante que esta teoría no se imparta como una fría presentación ni nada parecido. Es esencial ver la relación que tiene Mindfulness con la vida de cada persona, con sus conflictos, con su trabajo, con su personalidad y hacerle ver a la persona que realmente puede mejorar a muchos niveles. Si no se consigue hacer ver esta relación, el curso no servirá de mucho, tal vez se prueben los ejercicios, pero se verá como algo ajeno, con escaso interés.

 

Además, es esencial y así lo hacemos en nuestros cursos, dar esta teoría de forma muy amena y práctica, con mucha interacción, nada aburrido. Si resulta aburrido, el curso no se aprovechará tanto como podría ser aprovechado.

Una parte importante a destacar en la formación teórica es aclarar un tema polémico. Mindfulness está basado en las antiguas técnicas de meditación orientales, que se utilizan en alguna medida como método de crecimiento, pero también como forma esotérica o aproximación mística. Hay que aclarar que Mindfulness es un método, que basado en las técnicas de meditación, tiene un punto de vista exclusivamente terapéutico y de crecimiento, dejando a un lado cualquier contacto religioso o místico, algo que pertenece al ámbito personal y/o a los grupos destinados a ello. Es importante afrontar prejuicios que pueden retraer a los practicantes.

 

Parte práctica

 

La parte práctica es la parte más importante de las sesiones. Con esta parte, aprendemos realmente a practicar Mindfulness, a tomar contacto con ello. Suelen surgir muchas dudas que se irán aclarando.
En todo el curso practicaremos muy distintos ejercicios; tanto de concentración (externa, interna, body scan, sensaciones, etc.), Vipassana (corporal, a los pensamientos, integral, aterrizaje en el presente) y también técnicas de Metta o autoapoyo (Tonglen, compasiva, etc.) y Visualización (lago, apego, compasiva, etc.) Es importante poner en antecedentes cada técnica, sus objetivos y su práctica. Es importante también ver las experiencias personales. A veces estas reacciones son muy intensas, estamos tratando emociones, a veces nunca antes tratadas o muy reprimidas. Es esencial dar pistas de por dónde puede ir esa forma de sentir o pensar desde la psicología y la patología. Practicar Mindfulness no es aprender un idioma o una técnica de comunicación, es tratar, como digo, con emociones y con la sombra personal, con lo que el monitor debe tener la templanza y el conocimiento de estas habituales reacciones y su oportuna gestión.

 

Conclusiones finales

 

Un curso intensivo de mindfulness puede ser una gran oportunidad para los miembros de un grupo, sea una empresa, una familia, un grupo de amigos, una ongs, o cualquier otra organización o estructura social de evolucionar en esta Inteligencia emocional y social y regenerarse “desde dentro”, tanto desde dentro de la organización como dentro de cada individuo de esa empresa, puesto que como dice aquella frase: “cuando algo evoluciona, evoluciona todo lo que le rodea”.

 

Nuestra visión del entrenamiento en Mindfulness tiene como base: teoría, práctica, motivación, carisma, humor y convencimiento.
La parte teórica es imprescindible, como he explicado anteriormente. Sin teoría, sin saber qué estamos haciendo y para qué, será difícil. Pero si esta teoría es aburrida o poco comprensible o poco relacionada con la vida cotidiana, mal empezaremos.

 

La parte práctica es la parte más importante del entrenamiento, con su correspondiente explicación, guía y aclaraciones a las dudas.
La parte de motivación significa que dar un curso no puede ser dar una información fría o una experiencia sin más. Lo más importante que ha de comunicar un profesor, sea de lo que sea, es entusiasmo, motivación. Si no comunica eso, mal curso será.


La parte de carisma significa que el profesor ha de ser y vivir lo que explica, no solo conocerlo a un nivel intelectual y saber trasmitirlo y llegar a los alumnos. Si no llega hasta ellos con su entusiasmo y su carisma, poco va a conseguir.

 

La parte de humor significa que la risa y el buen ambiente son esenciales en cualquier aprendizaje. Afortunadamente, nos hemos dado cuenta muchos y la psicología así lo reconoce, que “la letra con sangre entra” es un axioma desfasado y obsoleto y que es más adecuado y realista decir “la letra con risa entra”. Nos esforzamos para ofrecer nuestros cursos agradables, amenos, divertidos, cercanos, realistas, etc.

La parte del convencimiento es mostrar este método resaltando las numerosas cosas positivas que tiene y simplemente ayudando a que las personas lo prueben, sabiendo que existen numerosas dificultades en su desarrollo como hábito: falta de tiempo, prejuicios, algo contracultural, pereza, desmotivación, desconcentración, etc.

 

¿Dónde, cómo, cuánto?

 

El curso se imparte siempre a nivel presencial, con las partes teóricas y prácticas, ajustando su dificultad a la edad y nivel cultural de los que lo van a recibir.
Se puede impartir en la sede del “Centro Bravo de salud integral” (centrobravo.es) o también a domicilio, en la empresa o domicilio del interesado (solo Madrid o alrededores).
También impartimos el curso vía telemática, para lugares más alejados.

La duración del curso es de 10 horas teórico/practicas, pero se puede aumentar o disminuir la duración dependiendo la necesidades o preferencias del usuario.
El precio es muy asequible, siguiendo nuestra política de precios, dependiendo también de si hay o no desplazamiento. Para concretarlo, se ruega consultarnos.

 

¿Quién imparte el curso?

 

Jose Bravo, psicólogo colegiado (M-23.477), psicoterapeuta con más de 10 años de experiencia, profesor de yoga, especialista en salud integral, con más de 5 años de impartición de cursos de mindfulness, practicante de esta vía de desarrollo por más de 20 años.

 

 

 

english Switch to English Presentation

 

¿Tienes alguna sugerencia? ¡Cuéntanosla en nuestro buzón de sugerencias!

 

Centro Bravo de Salud Integral - ¡Cuídate a precios Low Cost!

C/ Cerro Blanco 1, local 28026 Madrid * Tlf. 692.751.620 * info@centrobravo.es

Consulta de Psicología Sanitaria inscrita en la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid con el nº CS12816