centro bravo de salud integral

Apoyo terapéutico integral a mayores

 

Introducción

 

Resumen: Vivimos más y hay medidas para sostener esos años extra, centros de mayores, viajes organizados, atención médica y social,  pero la salud psicológica es la gran olvidada, muchos mayores pasan sus últimos años en una soledad impuesta y deseando que todo acabe cuanto antes.

 

Los avances culturales, higiénicos y médicos de estas últimas décadas han aumentado de forma más que considerable la esperanza de vida. Ya no es nada extraño ver a personas de más de 90 años en cualquier lugar y en múltiples actividades. Este desarrollo, siendo una estupenda noticia, tiene que estar acompañado de numerosas medidas que permitan que esos años “extra” sean vividos con disfrute y como un premio a una vida de trabajo y esfuerzo, no como un castigo y un tiempo que está “de más”, en el que el mayor piensa que “no valgo para nada”, “¿qué pinto yo aquí?”.


En parte, esas medidas de sostenimiento han sido tomadas en nuestro país, y podemos contar con una amplia red de servicios de día, de centros de mayores, de viajes organizados, asistencia a la dependencia, residencias, etc., aunque todo ello ha sufrido serios recortes en el periodo de crisis económica. A pesar de estos recortes, podemos decir que los mayores en nuestro país, en general, pueden contar con servicios para el mantenimiento de su salud, la satisfacción de sus necesidades materiales y el disfrute de los últimos años de su vida.


Ahora bien, un área ha sido lamentablemente olvidada,  y no es ninguna novedad  en nuestra cultura, enfocada casi en exclusividad a lo material y visible y obviando e ignorando que, siendo algo positivo contar con centros, actividades, y cuidados médicos, lo esencial en una persona, sea pequeña o mayor, la raíz de su propio bienestar depende de su salud mental y emocional. Esta salud se ha “dado por supuesta”, pero no es así, la salud emocional es algo muy frágil y la senectud un periodo de cambios que puede resultar desolador para esta salud emocional. Pero la salud emocional lo es todo.


Si un mayor, por ejemplo, se siente anulado como persona al jubilarse y dejar de trabajar, no siendo capaz de encontrar otro sentido a su vida, o si una mujer no consigue superar la muerte de su marido y su estado de viudedad, o si no se cuenta con los recursos personales para soportar e incluso disfrutar de la soledad, en resumen, si una persona no está bien consigo misma, no podrá disfrutar de los servicios que se le ofrezcan, ya sean los centros de mayores, los viajes, y todo lo demás. Uno se quedará en casa (cultivando) preso de una depresión que vaya en aumento y deseando, tal vez, que la muerte acuda cuanto antes a librarle de ese dolor.

 

Una época de pérdidas

 

 Resumen: la senectud es un periodo de grandes pérdidas y cambios, tanto físicos como de relaciones y modos de vida. Estos cambios, mal encajados, pueden ser terribles. Algunos cambios son: pérdida del trabajo y la autoestima, las relaciones significativas, salud y condiciones físicas, esperanzas e ilusiones, etc.

 

La llamada tercera edad es un periodo complicado en la vida de cualquier persona. Es un período, el último en la vida, de gran vulnerabilidad emocional y vital.  Es un periodo de pérdidas de todo tipo que, mal afrontadas, pueden llevar a un callejón sin salida:

 

- Pérdida del trabajo, descenso de la actividad y rutinas:

La jubilación se vive, en numerosas ocasiones, con escaso júbilo. Lo  que debería ser un merecido descanso, se torna en un castigo, en una sociedad muy enfocada al consumo y a la producción.

 

- Pérdida de la autoestima, del sentimiento de utilidad personal:

Muy unido a la cesación del empleo cotidiano, puede que la autoestima, verdadero asiento de la salud, se resienta y con ella la salud emocional y por extensión la física. Además de la propia actividad en sí, las relaciones laborales y el sentimiento de propia valía se desgastan y dejan notar unos notables efectos.

 

- Pérdida de relaciones significativas:

Ya sea por defunción o enfermedad, la pérdida de la pareja, familiares, amigos, etc., suelen dejar un vacío notable que incide en la vulnerabilidad del mayor.

 

- Pérdida de salud y condiciones físicas:

El inevitable deterioro físico es un factor estresante y desmoralizante de primer orden cuando no se afronta sanamente. En ese caso se convierte en una fuente de frustración y dolor, generador, a su vez, de peor salud física, llegándose a una dinámica muy negativa y de gran desgaste vital.

 

- Pérdida de proyecto vital, de esperanzas e ilusiones:

Ante un final cercano, se pueden perder las esperanzas y el deseo de seguir adelante, lamentándose por los errores cometidos o recordando tiempos mejores. Como es natural, carecer de esperanza y objetivos es nefasto para cualquier persona.


Las estadísticas apuntan claramente a la importante incidencia de los trastornos emocionales y vitales en la senectud, tales como la depresión, la ansiedad, el insomnio, la demencia precoz, etc.
La depresión y los síntomas depresivos son los más extendidos, algo lógico teniendo en cuenta la gran cantidad de pérdidas que se sufren en este periodo.  Como se sabe, este trastorno, esquilma toda la calidad de vida del mayor, además de seguir una peligrosa escalada si no es tratada a tiempo.

 

Ante esto proponemos:

 

Resumen: Proponemos acercar la psicoterapia, desde nuestra extensa formación y experiencia, al mayor, con resultados visibles y contrastables. Vemos una demanda social no cubierta, y queremos ofrecer un servicio integral (psicoterapia en nuestro centro o a domicilio, seguimiento telefónico, servicio de actividades de terapia psico/física, etc.) a un precio asequible a todos los bolsillos.

 

Ante estos problemas, muy demandados y muy poco tratados, proponemos:

 

- Acercar la psicoterapia al mayor: y que los grandes beneficios que este campo ha demostrado poder facilitar, sean accesibles a este sector social, tan necesitado de ellos. Desde nuestra gran experiencia como psicólogos y psicoterapeutas con personas de toda edad y también con personas mayores, vemos que una terapia y una relación terapéutica puede cambiar la vida del mayor en positivo. Lo vemos a diario, personas deprimidas, con gran ansiedad o angustia, desorientadas o desanimadas van recuperándose y volviéndose a encontrar consigo mismas. Por supuesto que el receptor de la terapia siempre tiene que poner de su parte y no todas las personas son receptivas o reaccionan positivamente a esta intervención. Pero si afirmamos rotundamente nuestra alta incidencia de éxito y cambio positivo que nos avala para afirmar que con mucha probabilidad, podemos ser de gran ayuda en la inmensa mayoría de casos.

 

- Cubrir esta demanda social; ya que, como decimos, si bien la “enfermedad física” está en nuestro país muy bien cubierta, con una amplia red de centros y hospitales y un servicio sanitario rápido, aunque con sus numerosos defectos, por supuesto, la salud emocional es la gran olvidada en la atención a los mayores (y no solo a ellos). Este apoyo emocional se deja al amparo de familiares, médicos y enfermeras y a su buena voluntad. Pero lamentablemente, éstos no suelen contar con la preparación ni con el tiempo preciso para que este apoyo sea significativo y extenso.

 

- Ofrecer un servicio integral, es decir, un servicio que cuente con sesiones presenciales de terapia, que pueden ser tanto en nuestro centro como a domicilio, que cuente también con un seguimiento telefónico para aumentar y estabilizar esta ayuda, un servicio de terapia psico/física, en nuestro centro, con clases de yoga/Chi kung/relajación, etc. Desde esta visión integral, la ayuda y el seguimiento será algo más eficaz y positivo.

 

- Proporcionar un servicio de calidad a un precio asequible. Creemos que la práctica de la psicoterapia y de sus beneficios, tan poco extendida en nuestro país, ha de extenderse, más allá de las clases más favorecidas o los casos más extremos. Sabemos que, como todo servicio novedoso, esta extensión será paulatina.

 

Descripción del servicio

 

El servicio, como ya señalamos en el punto anterior, es integral y consta de los siguientes componentes que se pueden combinar según las necesidades particulares de cada persona:

 

- Sesiones de psicoterapia individuales (presenciales y/o a domicilio) en las que se trabajará de forma personalizada evaluando las dificultades de la persona, estableciendo una relación terapéutica positiva y enseñándole nuevas formas de relacionarse consigo mismo/a, con sus circunstancias, y si es posible, ayudándole a encontrar nuevos objetivos vitales.

 

- Seguimiento telefónico. Mediante llamadas telefónicas se irá ayudando a que esta persona siga en la dinámica positiva establecida en las sesiones, además de ofrecerle apoyo especializado y profesional en una posible situación de aislamiento o soledad

 

- Actividades terapéuticas psico / físicas. En nuestro centro impartimos actividades especialmente diseñadas para la 3ª edad: yoga, Chi-Kung y relajación. Estas actividades se centran, por un lado, en mantener la forma física de forma accesible y sin contraindicaciones para muchos trastornos propios de la 3ª edad, movilizando las articulaciones además de trabajar sobre la flexibilidad, el mantenimiento del tono muscular y el equilibrio, y por otro lado, en crear un ambiente cordial y de apoyo, en el que poder relacionarse con los demás, expresarse y establecerse en un estado emocional positivo.

 

Preguntas frecuentes

 

¿A quién va dirigido este servicio?


El servicio en sí está destinado a personas mayores de 60 años que estén en un periodo difícil en una mala racha o en riesgo de estar en ello, debido a un cambio importante en su vida (despido, jubilación, muerte de familiar, etc.). Personas mayores deprimidas o aisladas, en periodo de duelo por una pérdida, personas aisladas o que han perdido gran parte de su energía. Mayores con enfermedades físicas mal encajadas o problemas que cuestionen seriamente su estabilidad emocional.
El servicio puede ser contratado por los hijos o familiares del mayor, como medida ante sus problemas o su situación de riesgo.

 

¿A quién excluye este servicio?


Este servicio está destinado a personas mayores con problemas o riesgo para su salud mental o emocional, pero siempre que el mayor esté en condiciones de ser beneficiado por esta intervención. Personas con altos grados de demencia o Alzheimer, por ejemplo, no encontrarán mucho alivio ante una intervención psicoterapéutica. En ese caso, es más aconsejable derivarle a los servicios o centros especializados que trabajarán en recuperar o al menos contener el avance de esta demencia. Sea como fuere, podemos ver a esta persona en cuestión y evaluar su estado, y aconsejar a quien contrata el servicio.

 

¿Y si el mayor no se deja ayudar?


En cualquier terapia suele existir una resistencia al principio. Muchas de las personas que la tienen, la pierden si el terapeuta es experimentado y la relación terapéutica de calidad. Otros no la pierden. En este caso, conviene probar el servicio e ir viendo su avance.

 

¿Cómo se inicia el servicio?


Conociéndonos, te explicamos lo que vamos a hacer y cómo. A partir de ahí, si lo ves oportuno, empezamos a trabajar. Este servicio no conlleva ningún compromiso o permanencia, puedes empezarlo y acabarlo siempre cuando tu consideres oportuno.

 

¿Y si el mayor no puede moverse?


Ofrecemos el servicio de terapia a domicilio, algo más caro que en nuestro centro, pero también asequible. Que una persona no pueda moverse fácilmente no va a ser un impedimento para ayudarle. Este servicio se presta en Madrid capital y zona sur, por el momento.

 

¿Está el servicio disponible para fuera de Madrid?


También lo ofrecemos para fuera de Madrid, si bien, en este caso, el servicio se ofrece de forma telemática, por teléfono, internet, etc.

 

¿Y si comienzo con el servicio y veo que no resulta eficaz?


Nuestro grado de éxito en ayudar es alto, basado en nuestra gran experiencia y nuestra notable formación, si bien, en terapia el éxito siempre depende de muchos factores muy complejos, entre los cuales está el grado en que la persona “se deje ayudar”. En el caso de  que no se vea un avance, se puede interrumpir la intervención en cualquier momento; hay casos difíciles, nos hemos encontrado muchos en nuestro desempeño, pero hay que probar e intentarlo, aunque la persona pueda no responder en positivo.

 

 

Si buscas apoyo o atención psicoterapéutica integral para una persona mayor (en la 3ª edad) en Madrid y/o a distancia, contacta con nosotros para más información.

 

 

 

english Switch to English Presentation

 

¿Tienes alguna sugerencia? ¡Cuéntanosla en nuestro buzón de sugerencias!

 

Centro Bravo de Salud Integral - ¡Cuídate a precios Low Cost!

C/ Cerro Blanco 1, local 28026 Madrid * Tlf. 692.751.620 * info@centrobravo.es

Consulta de Psicología Sanitaria inscrita en la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid con el nº CS12816